Foro de la comunidad de elcerebro.com
 
ÍndiceGaleríaFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Cuéntame un cuento.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Aule
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 25
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Cuéntame un cuento.   Vie Feb 15, 2008 8:45 am

La idea es fácil: puedes tener tu propia versión de cenicienta o simplemente escribir algo que desde un principio hayas planeado como un cuento. Puede ser largo, corto. Solo es cuestión de imaginar.


cuento.

(Del lat. compŭtus, cuenta).


1. m. Relato, generalmente indiscreto, de un suceso.

2. m. Relación, de palabra o por escrito, de un suceso falso o de pura invención.

3. m. Narración breve de ficción”

Fuente RAE



¡¡¡Así que ven y cuéntame un cuento!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aule
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 25
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Vie Feb 15, 2008 12:37 pm

A predicar con el ejemplo. Ifigenia es un cuento que escribí en tres cuentos cortos. Me costó trabajo cerrar el ciclo porque me encariñé con Ifi, lo malo es que la había matado desde el primer cuento u.u


Ifigenia

Ahí estaba la buena Ifigenia tirada a media calle, mostrando la ropa interior que afanosamente se había esmerado en ocultar de los ojos espías de los vecinos. Aparentemente nadie sabía nada de su ni tan prematura muerte. Quizás solo sería nota roja de un periódico.

Solo los ojos observadores se darían cuenta que José, el carnicero, estaba muy nervioso y ocasionalmente se veía una lágrima resbalar por su mejilla que se perdía entre la sangre de la res que acababa de matar la mañana anterior.

Aunque Pedrito, el lechero, casi se cae de la bicicleta al ver el terrible espectáculo ahí esta Ifi con un cuchillo clavado en su yugular, desangrándose pero con una vela prendida a su lado no vaya siendo que su alma ande en pena mas de lo que ya anduvo en vida.


Ahí estaba el más indiferente de todos "el negro" su marido, con su cigarro en la mano derecha y una cerveza en la otra. Solo observándola.

Cuando Ifi tenía 15 años conoció al negro. Era de esos muchachos serios, trabajadores y de palabra decían en su colonia. Se casaron rápido no había de otra su papá de ella lo quería mucho y su mamá no, pero en esa familia eso no importaba. Adelaida nunca vio con buenos ojos la unión de su Ifigenia, tan bonita, tan buena muchacha, tan bien formadita, con un pelagatos que de obrero nunca pasaría.

Incluso ahora en el funeral de Ifi, Adelaida se mostraba sorprendida por la frialdad del negro, el que tan ardientemente había defendido su amor adolescente, se mostraba tan reacio, tan duro. Quizás le había pasado lo que a muchos había dejado de quererla y por eso ahora que la observaba ahí tendida parecía no importarle.

Ifigenia nunca había sido buena para los hijos así como los engendraba se le caían. La señora que curaba mujeres con ese mal, había dicho que todo había sido a causa de un mal golpe. La realidad es que al negro y a Ifi esas cosas nunca le habían importado, muchos recuerdan aún cuando el negro le dijo a la curandera en su cara que no le importaba no tener hijos que así podía coger mas a gusto con su mujer.

Era curioso que ese hombre que tanto había defendido a Ifi por 15 años ahora no tuviera ganas siquiera de acercarse a aquel cuerpo que se veía tan deseable aún bajo las sabanas donde fue envuelto, a ese cuerpo que ahora esperaba la cooperacha de los vecinos para hacerse de un cajón para su viaje hacia la eternidad, a ese cuerpo que se ve ridículo entre sabanas blancas y una mascada rosa en su cuello; una mascada empeñada en cubrir la herida que habían hecho a Ifi para privarla de vivir, una mascada que parecía tapar todos los secretos de Ifi.

Una mascada que ocultaba la herida de Ifi como imperfectamente habían ocultado sus calzones la mañana anterior.

Cuando el negro llego a la ciudad solo tenía dos metas en la cabeza: olvidar todo aquello que había dejado en su paradisíaco caribe mexicano y la otra era simple ser alguien.

Tenía 16 años cuando había visto a Ifigenia por la ventana y se había metido a la cabeza que ella sería su mujer. Con lo que no contó fue con los muchos desprecios de Adelaida, con las golpizas de los hermanos de Ifigenia y con las miradas de desdén de la misma.



Una tarde mientras ella volvía del mercado pudo caminar unos instantes al lado de ella y prometerle que la haría feliz si ella intentaba hacerlo feliz. Jamás pensó en el impacto que tendrían aquellas palabras en esa muchachita de 14 años.



Ahora la tenía frente a él y observaba pasar frente a ella a todos aquellos que con la falsa máscara del dolor, veían sus formas definidas bajo la sabana que la cubría y a la vez intentaban mover la mascada rosa para ver la herida que le había quitado la vida.

Mientras observaba a su mujer inerte, sin vida, tan sensual y tan no ella; no pudo evitar recordar aquellos 4 años que había pasado haciéndole la ronda, buscando la oportunidad de hacer una vida con ella. Soñando y planeando. Cumpliendo cada una de las promesas que le hacía.

Después de la boda la felicidad había llegado, la vida era diferente y ellos eran otros. El vivía para ella y ella era lo que el necesitaba, hasta que la vio llegar aquel día por la madrugada antes que él y presurosa de ser descubierta. ¿De donde vendría? Nunca lo sabría prefirió suponer que saber. Mejor una mentira maquillada, que una verdad muy clara que le rompiera el corazón.

Recordó aquella promesa en el altar: "Hasta que la muerte nos separe", se recordó decirlo. Y entonces con el alma partida por la duda, le corto el cuello.


Fin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
s0pHer
Masa Cerebral
Masa Cerebral


Cantidad de envíos : 75
Edad : 28
Fecha de inscripción : 12/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Vie Feb 15, 2008 12:51 pm

*Me pongo de pie... un aplauso, este cuento siempre me ha gustado Aule, esa ifgenia, es la neta! aparte por muestra la ropa interior Razz

pero bueno de verdad, como siempre tus cuentos de excelente calidad

un beso

sigue así y a esperar demás cuentos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
gathzer
Masa Cerebral
Masa Cerebral
avatar

Cantidad de envíos : 71
Edad : 36
Localización : Del Otro Lado Del Charco
Fecha de inscripción : 12/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Sáb Feb 16, 2008 7:42 pm

Cerrado:

A peticion de Aule.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aule
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 25
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Jue Feb 21, 2008 2:52 pm

Abierto a petición de Aule!!!
Besos Gathzer, gracias!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aule
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 25
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Cuento muuuuuuuuuuuy corto.   Jue Feb 21, 2008 2:55 pm

Juliana

Juliana jamás imagino que moriría joven. De hecho no estaba en sus planes, hasta que sucedió. Aquel temblor arraso con más que ese viejo edificio, se llevo sus sueños no soñados y lo que Juliana jamás había planeado.

Solo mientras moría se dio cuenta que jamás había besado a Luisito su amor imposible de toda la vida,que no había alimentado a Rufus su pececito dorado y que ese día no iba bien vestida. Así que quien pasará cerca de su cuerpo notaría que usaba ropa deportiva para ir trabajar.

Ni modo Julianita escogiste un mal día para morir.
Fin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aule
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 25
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Inocencia   Lun Feb 25, 2008 4:46 pm

Pues sigo posteando mis cuentos. De mi serie de mujeres.

Inocencia



Solo tenía 16 años cuando por su barrio se comento que había seducido al esposo de su madre. Nadie ni su madre pudo creer semejante tontería, ella era el mejor ejemplo de su nombre con sus faldas largas, su sonrisa ingenua y su tierno mirar.


Desde que tenía 12 años era fiel servidora de la iglesia y de no ser porque era hija única y la compañía por excelencia de su madre. De no haber sido por esta situación seguramente ella hubiera servido a Dios como aparentemente era sus deseos.


Pocos sabían que Inocencia había robado condones y pastillas anticonceptivas del dispensario de la iglesia. Que a los 12 años sabía mas que muchas mujeres que se creen doctas en el arte del amor, que ella no lo había aprendido que lo traía en la sangre, que simplemente lo sabía....


Y es que bajo esas largas faldas había una fina lencería que seguramente habría enmudecido al párroco de la iglesia, de no ser porque el ya la conocía...

Fin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
=AxL=
Cerebelo
Cerebelo
avatar

Cantidad de envíos : 154
Edad : 38
Localización : Tierraz D.F.ktuozaz
Fecha de inscripción : 12/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Lun Feb 25, 2008 5:38 pm

Ojalá todas tuvieran ese tipo de imaginación .....

Rolling Eyes
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
joal
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 31
Edad : 47
Localización : ..tras el monitor ; al otro lado de la Interné
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Cuento: Carretera 54   Lun Feb 25, 2008 9:53 pm

CARRETERA 54



Un Oldsmobile 65 cruzaba la carretera 54.

Su conductor, un hombre entre cuarenta y cincuenta años, pelo canoso, asomaba algunas arrugas sobre su piel, curtida por el sol y el trabajo. Una vez más, se dirigia a recoger a su esposa y sus hijos. Eran las cinco de la tarde. Esperaba llegar a tiempo. Kilometros y kilometros de una carretera en línea recta, sin algún objeto de referencia podía ser un peligro para un conductor inexperto. Por eso, el buscaba elementos que poder usar como indicadores. Una roca; un arbusto; hasta las canciones que escuchaba en el radio que se repetían una y otra vez, como si la estación de radio no tuviese nada nuevo que poner.

A lo lejos vio un punto que cada vez se hacia mas grande. Parecía ser un joven pidiendo raid. Algo poco frecuente en aquel lugar, pero una excelente excusa para soportar el sopor de la tarde. ¿Sería un joven con un buen tema de conversacion? ¿Una plática tonta? ¿Un redentor idealista que busca dar sentido a una vida vacía?. No importaba. Incluso si permanecía mustio. Era algo que rompería la rutina diaria.

Aminoró un poco la velocidad, hasta detenerse unos cuantos metros delante del joven.

Gracias. -Dijo el joven mientras abría la puerta- Parece que nadie pasa por aqui.

Cabello corto, unos 24 años de edad, pantalón de mezclilla, una mochila al hombro y una chamarra amarrada a la cintura. Abrió la puerta del carro y descolgándose la mochila se sentó. Volteó hacia el hombre y le sonrió. Un gesto que este último agradeció. Ya no se veía gente así.

El carro reanudó su marcha. Pasaron varios minutos sin que alguno de los dos dijera alguna palabra, tan solo veían la carretera; hasta que el conductor decidió romper el silencio.

- ¿Llevabas mucho tiempo?
- Si. Ya estaba cansado.
- Me lo imagino. ¿Vas a algún lado en especial?
- En realidad no. Ando de turista encandilado.
- Ja ja ja ja. ¿Qué es eso de turista encandilado?
- Así le digo yo a esto que yo hago. Viajar sin un rumbo fijo conociendo lugares.

El joven le empezó a contar a aquel hombre como era su historia. El era un contador, y por lo mismo de su trabajo llevaba una vida muy aislada del mundo, ya que esta siempre transcurría detrás de las cuatro paredes de su despacho. Dado que el estaba a cargo de otros contadores más jóvenes, frecuentemente tenía que quedarse trabajando hasta tarde o incluso llevarse trabajo a su casa los fines de semana. De ahí que un día uno de sus amigos que tenía un trabajo similar, le contó que al menos una o dos veces al año el hacía una especie de turismo sin rumbo fijo; durante toda una semana o dos, viajaba sin rumbo fijo, por lo que conocía muchas tradiciones, historias, leyendas, parajes que siempre le sorprendían y que de otra manera nunca los encontraría en alguna guía. De ahí que le puso a aquello el turismo encandilado; porque siempre regresaba sorpendido y encandilado con tantas maravillas ocultas. Así que el había decidido hacer lo mismo.

- Me parece algo muy interesante. Ojalá yo hubiese hecho algo igual en mi juventud. Ahora con la familia ya no es algo igual de sencillo.
- Me lo imagino. ¿Que edad tienen sus hijos?
- El mayor acaba de cumplir los diez y el mas pequeño tres. Aqui traigo una foto de ellos.

El hombre saco con dificultad una cartera de piel de su bolsillo trasero y se la extendió al muchacho. El joven observaba aquella fotografía color sepia, donde una mujer se encontraba con dos niños, los que suponía eran su hijos; cuando escuchó como un carro los rebasaba a gran velocidad. Imaginó que aquella familia sería bastante conservadora en muchos aspectos, por como vestían tanto la mujer y los hijos, así como aquel señor. Costumbrista y a la vez feliz. Estos eran los tipos de novedades que quería ver. El contraste entre los pobladores de aquellos tranquilos pueblos, sin estar preocupados por modas o estres de los habitantes de las grandes ciudades.

- Se ve que lo quieren mucho. Se les ve felices.
- Si. Son una bendición. Me sentiría perdido sin ellos. ¿Tu tienes familia?
- Se supone. Mi padre viaja mucho y mi madre casi siempre está ocupada en la casa.
- ¿Pero eres feliz?
- Si.

Los años le habían enseñado a aquel hombre a reconocer un sí verdadero y jubiloso, de un sí triste y por compromiso. Prefirió callar y darle la opción a cambiar de tema. Ya solo se veía un pequeño punto del auto que momentos antes los había pasado y la luz del sol comenzaba a menguar.

- No pasan muchos autos por aquí. ¿Verdad?. - comentó el joven intentando cambiar el tema -
- Así es. Fue una suerte que te encontrara.
- ¿Es muy pequeña la población? ¿O a que se debe?
- Cosas de la gente de esta región. Supersticiones.
- ¿Supersticiones? - repitió con interés -
- Si. Aunque creo que lo mejor sería que no lo supieses, especialmente porque estas viajando solo y no quiero hecharte a perder el viaje.
- No, no. Al contrario. Me interesa. ¿Es alguna leyenda o cuentos de fantasmas o algo así?
- Exactamente. Como tantas que la gente inventa con rutas aisladas, como esta, la carretera 54.
- Por favor, cuénteme. Al cabo no creo en fantasmas.
- Deberías. - contestó muy serio aquel hombre - No por no creer algo eso dejará de existir.

Tomó una bocanada de aire y en tono muy serio le empezó a relatar la leyenda. Hacía muchos años un hombre que se dirigía al pueblo había levantado a un muchacho en cierto lugar de la carretera. Algo sabía aquel conductor, pues trataba de llegar al pueblo justo antes de la puesta del sol. Tiempo después se encontró un cuerpo destrozado, como si un animal le hubiese atacado, solo que sin rastro de sangre y con la cara lívida, como si le hubiese robado además lo que tenía de alma. Mucha gente del pueblo o que iba hacia el, comentaban que aquel ser asesino aún rondaba esos rumbos; por eso la gente había optado por no dar raid a desconocidos y en caso de viajar al pueblo, procuraba siempre hacerlo antes de la puesta del sol, sin detenerse nunca, pues aquello sería una sentencia de muerte.

- Vaya. Si que es un poco tétrica la historia.
- ¿Un poco?. ¿Por qué crees que no has visto automoviles ni gente a la redonda, excepto ese carro que nos rebasó a gran velocidad? Te aseguro que ha de ser probablemente el único que has visto.
- Si. A ese y este de usted. ¿A usted no le da miedo?
- ¿A mi?. A mi no. Como te comenté, es solo una leyenda.
- Una leyenda algo macabra.
- Asi es. Aunque lo maravilloso de las leyendas es que precisamente no te permiten saber si son realidad o solo un pequeño atisbo de otra. Por eso te comenté que no deberías tomar historias o tradiciones a la ligera.
- ¿Yo? Mas bien usted. Si usted cree en ello ¿Entonces por qué me levantó? ¿No cree que bien pudiese ser yo el espíritu de aquel ser asesino que me dice aún vaga por estos rumbos?
- Creo te equivocas. Yo nunca dije que el cadaver que encontraron fuese el del conductor.

Poco a poco el Oldsmobile se perdía a gran velocidad en la lejanía, mientras el sol tomaba un color mortecino conforme se ocultaba en el horizonte. No tardaría en caer la noche.


---


Última edición por joal el Mar Feb 26, 2008 1:44 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alejandro.ceballos.info/
JackBlack
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 15
Edad : 31
Localización : San Luis Potosi Mexico
Fecha de inscripción : 12/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Lun Feb 25, 2008 10:54 pm

chaz, mis mariwanadas por lo general duran menos de una hora Razz y siempre que las quiero escribir ya se me fue el avión.

muy buenos cuentos Aule, te felicito y te envidio con todo respeto, tal ves algun dia te veremos vendiendo cuentos afuera de tu casa cheers
ntc xDDD

el master Joal no se queda atas ehh lol!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aule
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 25
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Lun Feb 25, 2008 11:37 pm

Sr Joal
Tiene la firme intención de mandarme a dormir con miedo vdd.
Un beso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
joal
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 31
Edad : 47
Localización : ..tras el monitor ; al otro lado de la Interné
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Lun Feb 25, 2008 11:50 pm

no señorita aule, no lo hago con esa intencion

lo hago con la intención de que no duerma solita, y si me honra con invitarme a dicho proposito... me sería muy grato (ademas q d menso nos dormimos) Razz
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alejandro.ceballos.info/
DrakenHell
Cerebelo
Cerebelo
avatar

Cantidad de envíos : 105
Edad : 31
Localización : Estoy y sin embargo no me encuentro
Fecha de inscripción : 15/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Mar Feb 26, 2008 10:45 am

Ah ìnche JOAL, como me encantan tus cuentos cabron... pero asi, cabron!

Abrazame cabron, y tambien tu Aule, porque ya me dio mello!!!

Luego pongo algo alejado de CdG que engo arrumbado por ahi, a ver que tanto no les late xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://eldragoncaula.blogspot.com
DrakenHell
Cerebelo
Cerebelo
avatar

Cantidad de envíos : 105
Edad : 31
Localización : Estoy y sin embargo no me encuentro
Fecha de inscripción : 15/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Mar Feb 26, 2008 11:44 am

"Me habia dado vuelta una vez más... Sus ojos no podian demostrar más luz que esa reflejada por el sol a media tarde. Pero era bella...

Sus labios tenian un color violeta tan hermoso, tan cauterizante a mis pensamientos... Ella se hizo llamar Deneb, y era una dama de exquisitas habilidades y conocimientos amplios."

Nos conocimos en una de las fiestas que suelen hacer en las noches de la primer semana de Suptem (Marzo) la gente de Farelia, una de las ciudades en las costas del Oeste; Conformadas por festivales largos, bellas mujeres, comida de toda la isla y juegos pirotecnicos... Un verdadero festival a favor de la diversión. Gente de alrededor de la isla, amigos y enemigos se reunian en nombre de la gente de Farelia: Las guerras, las adversidades y las inclemencias personales se quedaban en la frontera con esa ciudad, pasando a convertirse en alegria y fraternidad.

Cinco días duraba esa festividad, y por cinco días el mundo exterior no existia.

Los bufones corrian y brincaban por toda la ciudad usando sus trompetillas para asustar a los niños y sus cornetas para alegrar las canciones que los bardos cantaban... Canciones tan alegres y hermosas dedicadas a la luna y su belleza, o al sol y su imponencia divina, incluso a los diferentes clanes que se reunian; Algunas de esas melodias eran tan bellas que llamaban a su acompañamiento a bailarinas exoticas del clan Sarla y de la Cruz Dorada quienes bailaban al unísono, y en compases al mismo tiempo divinos y poco virginales; Moviendo sus caderas en fluctuaciones sensuales y apabullando al publico mostrandoles sus encantos fisicos a cada movimiento y contoneo.

Los vendedores tambien disfrutaban más el festival por la felicidad que proveian que por las ganancias que obtenian... Muchos traian mercancias de las lejanas tierras del Este, de Griez y de Slimar, como frutas exoticas parecidas a manzanas purpuras que poseian el sabor de la comida que a ti más te agradara sin importar cual fuera, o vestidos hechos por las damas hechiceras de Slimar que de tan buena calidad eran que incluso poseian momentos de la historia en sus lienzos, eran vestidos cno movimientos propios pues... Otros más cargaban con animales de los campos de Zenobia y con sustancias que hacian las veces de burbujas de jabón, y estas pudiendo tomar la forma de muchos animales y sitios enriquecian el cielo nocturno del festival.

Sin embargo de entre todas las mercancias con que se comercializaban, las unicas prohibidas eran las armas y los libros de conjuros... Los lideres de la ciudad pensaban que si en esa epoca, y posiblemente solo en esa epoca, los clanes olvidaban sus diferencias ¿Porque habrian de permitir que durante ese tiempo se incrementara un objetivo que se buscaba olvidar para siempre? Las guerras que siempre sucedian fuera de Farelia debian de quedarse ahi.

Lo más importante del festival era la inauguración auspiciada por los mismos pobladores que recolectaban sus ahorros para construir un altar adornado con flores y animales de colores, hechos a base de dulces y frutas acompañados de grandes cantidades de vino y cerveza de hierbas finas... Cotizadas como las más grandes delicias del clan Rickshaw, y productos que año tras año venian siendo protagonistas de esa celebración. Muchos colores adornaban aquella honra anual.

Y con toda la felicidad que ahi se vivía, cualquiera pensaria que la gente se sentiria desmoronada al saber que ante tanta felicidad el festival debia terminar pronto... Pero eso nunca sucedía, pues aquellos que visitaban la ciudad se quedaban para siempre ahi, recreando su vida al lado de la gente a la que antes veia como enemiga y en ocasiones incluso, casandose entre ellos; Aquellos que no podian permitirse ese "lujo" y regresaban a lo que ellos llamaban la "triste pesadilla" cargaban consigo el recuerdo de aquel festival y nunca más volvian a perder esa sonrisa de su rostro... Parecido a lo que pasaba con quienes se quedaban en Farelia, estas personas no volvian a levantar sus armas en contra de la gente a la que habian conocido ahi, asi mismo a sus clanes y semejantes...

Esa era la hermosa Faerlia, la ciudad que todos los clanes amaban...

"Que lastima que ella nunca podria recordarme por quien realmente soy... Para ella solo fui un muchacho que participaba en el festival.

Para ella Axel murió años atras..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://eldragoncaula.blogspot.com
=AxL=
Cerebelo
Cerebelo
avatar

Cantidad de envíos : 154
Edad : 38
Localización : Tierraz D.F.ktuozaz
Fecha de inscripción : 12/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Mar Feb 26, 2008 12:34 pm

El hombre barbado de casi dos metros de altura, ataviado con un abrigo raído a la luz de la luna que sí se ve, desde el jardín de San Sebastián, en la Morelos, preguntó:

"¿Cuantos colores tiene el arcoiris?" Nos miramos con cara de what y el hombre sonrió y en seguida enumeró los colores preguntados.
Luego dijo una poesía, pero no nombró tampoco al autor y volvió a preguntar: "¿De quién son éstos versos, que cantan a la vida y a la muerte como una sola cosa?
Nos miramos nuevamente y otra vez no hubo repuesta de nosotros, tampoco del hombre que se quedó pensativo y oscilante, igual que su sucio, pequeño, pestilente y tembloroso compañero, que aguardó detrás de él, con la mirada llorosa; un pequeño can que se veía acompañante inseparable de nuestro personaje, con tintes de haber resibido algún entrenamiento canino por parte de su dueño y compañero y que se reducía a ciertas sencillas órdenes.
-¡EJEM!, espetó el hombrebarbado.haciendo una señal que de inmediato comprendimos.
Hurgamos en nuestros bolsillos y le extendimos algunas monedas. Él nos miró apacible con sus ojos grandes, e intoxicados, con un dejo de bondad.
Rechazó el ofrecimiento. Pero antes de seguir su camino de miles de anochecidas, nos dijo con su voz ronca, de trueno:
"Yo no recibo dinero que envilece, que nos manda al abismo de la ambición..." Nos vimos de reojo y quedamos estupefactos al oirlo decir aqeullas palabras, y justo cuando retirabamos las monedas de su alcance, alcanzó a decir: "Para eso está mi secretario aquí presente" Y su fiel compañero y "secretario" se hacercó a nosotros con una lata en su pequeño hocico y depositamos ahi los pedazos de metal con la mirada de admiración trémula puesta en el hombre barbado, que decía poesías y sabía los colores del arco iris.

Aquél hombre murió en uno de sus tantos andares nocturnos víctima de un chofer de la ya extinta línea camionera de Santa Julia que lo atropelló.
Y ahí, a su lado, su pequeño, pestilente y tembloroso compañero, dejaba escapar lgunos aullidos lastimeros, mientras los rodeaban unas cuantas monedas en el piso.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
joal
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 31
Edad : 47
Localización : ..tras el monitor ; al otro lado de la Interné
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Cuento: ESFERITAS   Mar Feb 26, 2008 1:43 pm

Gracias por los comentarios.

Va una que no es de mello, es mas bien lo que yo llamo un "jueguete psicológico".


ESFERITAS


De pocos es conocido que las ya tan famosas esferitas, que se colocan año tras año en los arbolitos de Navidad a fin de decorarlos, son tomadas de bodegas. No se fabrican más.

Existen millones, tal vez cientos de millones de esferas almacenadas cual una especie de vil archivo muerto. Imagino que más de alguno pensará que esto no es posible, que una empresa no puede poseer un lugar de almacenaje de tal dimensión o algo similar; pero yo no digo que estas estén en pocesión de una o algunas solas empresas. Lo que está detenida es la producción. El almacenamiento se encuentra en muchísimos lugares. Desde la tiendita o puesto ambulante, hasta grandes empresas y corporativos alrededor del mundo.

Daré a entender lo que pasa.

Hace unos meses, me encontraba con la que ahora es mi pareja y su hijo. Estabamos desmontando el arbolito de Navidad cuando Sebastián, su hijo, me preguntó inocentemente si en todos los países se colocaban arbolitos de navidad y si eran decorados también con foquitos y esferas. Le respondí que suponía que sí, especialmente por la difusión de muchos modelos occidentales alrededor del mundo, aunque desconocía si en paises del medio oriente se usaba una tradición similar; aunque en el caso de las series de foquitos esas si eran utilizadas en casi todo el orbe.

Mi mujer completó el comentario diciendo que aunque hay tantas empresas que se dedican a hacer focos, algo como las esferitas de Navidad era algo que bien pudiese pasar por alto, era en realidad un gran negocio; a lo que Sebastián dijo que ya no se fabricaban. Yo tomé su comentario como la opinión de un niño de ocho años y contradije lo dicho, indicando que si, que aún se seguían fabricando, a lo que el me respondió con firmeza que no. Que sus compañeros le habían dicho que ya no se hacían más.

Tomé este incidente a broma y la reunión siguió. Fue hasta el día en que guardabamos las cajas que decidí -tal vez porque no tenía nada mejor que hacer- que busqué en el directorio telefónico una sección de esferas. Por supuesto que no la encontré, así que busqué alguna de las empresas que se dedican a fabricar artículos de navidad, descartando aquellas que no mencionaban esferas de navidad, bajo el supuesto que un fabricante o empresa que comercializara grandes cantidades de estos artículos los destacaría en su anuncio.

Curiosamente, a todas las que hablé, ninguna era fabricante o supo darme alguna referencia de las empresas fabricantes. Muchas de ellas ya tenían bastantes en bodegas, e incluso se ofrecieron a hacerme descuentos con tal de comprarles una cantidad significativa de estas. Opté entonces por buscar en vidrieras y en pequeños establecimientos si algunos de ellos realizaban dicha actividad. Aquí tuve más suerte, aunque los unos cuantos que las fabricaban las hacían con motivos decorativos o exprofeso. Ninguna fabricaba esferas a un nivel industrial.

Este hecho llamó mi atención, así que fui al armario donde había almacenado los artículos de navidad y busqué al fabricante de las esferas. Tomé el nombre y llamé al teléfono de información. No supieron darme un teléfono. Prendí mi computadora y accedí al Internet. Probablemente ahí tuviese mayor suerte. De la empresa solo supe que había desaparecido hacía veinte años. Aproveché que sabía usar más o menos bien los buscadores para encontrar información sobre este tema que ya comenzaba a intrigarme, y los resultados que obtuve llamaron mi atención aún más.

Obviamente lo primero que obtuve fue una lista de miles de sitios que hablaban de Navidad y esferas, así que limité mi búsqueda a fabricantes de esferas de navidad. Repetí este tipo de búsquedas en más de un buscador y no obtuve éxito alguno. Encontraba muchísima información acerca de distribuidores, formas, colores; pero siempre que quería relacionar la marca de las esferas con los fabricantes llegaba a un punto muerto. O la empresa ya no existía; o existía y las líneas de producción ya no incluían la fabricación de esferas. Reuní una larga lista de estas empresas y a todas les envié un correo electrónico solicitándoles me indicaran si aún seguían fabricando esferas de navidad.

Dado que sabía que el gobierno federal tenía un sitio en Internet donde concentraba toda la información de los productores que están registrados ante Hacienda, intenté con esta herramienta. Solo obtuve proveedores y lista de propietarios de vidrieras. Tomé el teléfono y me comunique con estos últimos ya que eran pocos los que estaban registrados, pero ninguno de ellos las fabricaba.

Extrañado, apagué la computadora y esperé a mi mujer y su hijo a que regresan, pues habían salido de compras. Una vez que regresaron, le pregunté a Sebastián que donde había oido que ya no se hacían esferitas de navidad, a lo que me respondió mientras hacía grandes los ojos, que eso “toooodos los niños” lo sabían. Por lo visto, el tampoco lo sabía.

Tome aquello como un reto en los siguientes días. Día a día recibía respuestas por correo electrónico donde las empresas me respondían que ya no manejaban dichos productos o que tenían varios en almacén. Igualmente me comunique con la Secretaría de Economía a fin de que me pudieran ayudar, pero de manera similar, solo pudieron referirme distribuidores. Igalmente acudí a bibliotecas a fin de conocer un poco más sobre las esferas de navidad, su tradición y fabricación.

Supe que un inicio los arboles se decoraban con frutas, para luego utilizar dulces, flores y otras cosas. Poco tiempo después aparecieron las esferas de vidrio como artículo de lujo; fué la industrialización las que las puso alcance de la mano de la población en general. Se incorporaron nuevas tecnologías, nuevos colores e incluso formas extravagantes como pájaros y otros animales. Había una gran producción y posteriormente se empezaron a hacer tanto de plástico como de vidrio. Existían grandes almacenes con estos materiales, pero dado que los métodos de administración aún eran rudimentarios, estas se almacenaban en grandes almacenes.

Con el perfeccionamiento de las técnicas en el uso del plástico, existió una especie de sobreproducción en esta área, aunque este duro poco, pues la gente seguía prefiriendo las hechas con vidrio, así que se desató una guerra productiva entre ambos tipos: las de plástico y las de vidrio. Yo en lo particular prefiero estas últimas, ya que son menos “artificiales”. Lo único que no encontré fueron montos o estadísticas de cuantas de ellas existen, ya que la última mención a montos globales data de 1932, mientras que la última que hace referencia particular a una empresa estadounidense, es de 1962.

Entre las cosas que me han pasado fue un día que llegó un correo electrónico de una empresa china, quien afirmaba que ello podían surtirme de la cantidad de esferas de navidad que yo quisiera. Esto me hizo creer que eran productores, por lo que me puse en contacto con ellos y les pedí mayor información. Para no hacerlo muy largo, después de un y venir de correos donde les indicaba que era el propietario de una cadena de tiendas de autoservicio por lo que necesitaba una gran cantidad de ellas; en lo que pareció ser un traspíe de su parte, cayeron en la contradicción de ofrecerme también otros tipos de productos, por lo que empecé a desenredar la madeja hasta llegar al punto de descubrir que solo era una empresa comercializadora. No era fabricante. Querían montarme la idea de ellos ya fabricaban esferas, aunque en realidad solo iban a procurarse de estas.

Lo sucedido con los chinos me hizo pensar al respecto. ¿A cuantos proveedores podría contactar la comercializadora china para surtir un pedido de la maginitud que yo había especificado? ¿En realidad había tantos proveedores con cajas y cajas de esferas?. Realmente sabían hacer su trabajo, aunque en este caso el hecho solo confirmaba la situación. Ya no se hacen esferas de navidad. Están guardadas en cajas dentro de las casas. Y cuando una se rompe, solo acudimos a comprarla a un distribuidor, quien se la compra a otro más grande. Como el movimiento de estas es muy pequeño, apenas podemos percibirlo.

No se por cuantos años habrá esferas. Se que desde hace 5 o 10 años ya no se han producido, por lo que han de ser miles, tal vez miles de millones. No puedo llegar a imaginarlo. ¿De dónde o de cuándo será la esfera que colocaré en el árbol de Navidad del siguiente año?. No lo se. Pero de algo estoy seguro: Ya no se fabrican esferitas de navidad; solo hay artículos muertos de una colección gigantesca.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alejandro.ceballos.info/
Aule
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 25
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Mar Feb 26, 2008 6:28 pm

Yo he roto miles de esferas de Navidá!
Pero así muchas, seguiré rompiendo al fin solo son artículos muertos.
Muy bonito y sobretodo algo nuevo.

Besotes Razz
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aule
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 25
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Cuento reciclado   Mar Feb 26, 2008 6:33 pm

Alice

Ahí estaba Alice a punto de conocer a sus suegros, nunca se había imaginado en sus tiempos de vecindad poder llegar a vivir en un sitio así, sobretodo después del trabajo que le había costado haberse ligado al niño Corchera con el cuento aquel de que ella era aún virgen, aunque virgen o no el no podría haberlo sabido, aquella operación de reconstrucción le había válido la burla de las amigas en su ámbito de trabajo y sin embargo bien había valido la pena.
Desde temprana edad todo mundo le había dicho lo hermosa que era, lo bonita que les parecía. Lo hermoso de sus ojos.

¡Ay Lichita! Que bonitos ojos mamita, que bonita estas, cuando quieras pasa a mi estudio, te voy a tomar unas fotografías que te harán lucir preciosa… ¡Eres una cabrona! ¿Cómo te atreves a cobrarme por estar contigo y peor aún desgraciada a amenazarme con descubrirme ante mi familia?

Era increíble aquella mansión, el piso tan limpio que daba pena entrar con los zapatos. Todo tan fino, las cortinas de la sala eran tan suaves, tan tersas. Nunca se imagino en su niñez tener algo así colgado de una pared. Alguna vez en su salida de la secundaría anhelo una tela de ese tipo para su vestido pero era mas de lo que su familia, ahora olvidaba mas por fuerza que por ganas, había podido pagar. Se conformo con el raso aquel que vino a definir lo que ella sería.

Óyeme bien chamaca: si quieres dedicarte a esto tienes que entender que los preservativos son tus mejores amigos, la higiene es fundamental porque dentro de nuestra putería eso sí somos muy limpias. ¡Me dan ganas de venirme nomás de verte muñequita! ¡Ay que rica estas!

Estudiaba mucho porque sabía que su belleza solo era equiparable con su inteligencia y ella sabía que su inteligencia sería la que le llevara lejos, ahí fue donde conoció al niño Miguel Corchera tan guapo, tan propio, tan esplendido. Estar con él la hizo sentirse bonita, linda, deseada. Fue justo ahí donde se le ocurrió lo de la operación. En su cuenta bancaria de Miguelito seguramente habría más de lo que gastaría ella en ese asuntito.
Pero había algo mas que la inspiraba a ser una mejor mujer para él, lo quería y se sabía querida.

¡Ay manita! ¿De verdad valdrá la pena que te remiendes aquellito por ese catrincito? Y si a la hora de la hora ni te responde ni nada que haces mana. Ay Lichita! Te vamos a extrañar mucho.

Y ahora todo es una escena donde ella esta lejana. Mamá, papá quiero presentarte a Alice mi esposa, nos casamos en este último viaje y soy muy feliz. Mucho gusto hija…. Recuerdos a flor de piel.
Choque de miradas, Alice acaba de recordar donde ha escuchado esa voz antes.

¡Ay muñequita yo dejaba todo por ti!
¡Ah, ah que rico te mueves!
¡Así, así, asiiiiiiiiiiii……….!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
joal
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 31
Edad : 47
Localización : ..tras el monitor ; al otro lado de la Interné
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Mar Feb 26, 2008 7:58 pm

Aule escribió:
Yo he roto miles de esferas de Navidá!
Pero así muchas, seguiré rompiendo al fin solo son artículos muertos.

... mientras no creas que es algo de verdad, como le paso a una amiga que se lo mandé. Razz
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alejandro.ceballos.info/
DrakenHell
Cerebelo
Cerebelo
avatar

Cantidad de envíos : 105
Edad : 31
Localización : Estoy y sin embargo no me encuentro
Fecha de inscripción : 15/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Mar Feb 26, 2008 8:23 pm

Sueño

Estaba dando vueltas por mi cuarto, como cada noche lo hacia para poder cansarme despues de un tiempo y asi, finalmente, dormir para asi continuar con mi vida diaria.

Veia una y otra vez mi cabecera donde tenia puestas algunas velas negras y doradas asi como las fotos de mis hermanos, radicados desde hace unos años en el extranjero por cuestiones estudiantiles. Del otro lado de mi pequeño cuarto tenia una mesa atiborrada de platos de comida... a medio degustar; papeles, decenas y decenas de papeles de todos colores y tamaños y unas cuantas reglas de otras tantas formas.

Ah claro... y mi ropa y zapatos eran una bonita alfombra por aqui y por alla. Claro que por eso mismo no habia invitado a ninguna chica del plantel a paasr la noche conmigo. ¡Venga, ni siquiera para pasar aunque fuera por un refresco ni nada! Y ese pensamiento me cazaba todas las noches que daba vueltas alrededor del cuarto; Honestamente no soy un chico mal parecido, y la evradd hago bastante ejercicio. De hecho voy bien en la escuela y tengo varios amigos que me han dicho que podria tener a cualquier mujer a mis pies si quisiera...

No entiendo... simplemente no entiendo.

Hoy conoci a una chica muy guapa de la clase de filosofia. Es una chica morenita que vino de intercambio desde Francia, y la verdad... Es una delicia visual, y tambien tiene cosas bien interesantes por decir.

Aunque... (suspiro) solo pude hablar con ella muy poco tiempo, y se que estara aqui por algunos dias más y despues de eso regresara a Francia, que se llama Diana y pues, que no conoce a muchos chicos aqui y no desea hacer amistades por lo mismo de que no va a quedarse tanto tiempo... Dice que no quiere salir lastimada.

¡Ay querida Diana! Tu ya me has flechado, con esa piel bronce y tus ojos grises tan enigmaticos y al mismo tiempo sardonicos, con esas largas piernas y tus hermosos, y quisiera poder decir tambien que deliciosos, pero... pero...

¿Que me pasa? Voy a empezar a fantasear con una mujer que apenas hoy conocí.

Y por eso tambien sigo dando vueltas pues acabo de tener una erección y no es muy placentero dormir asi, al menos no estando solo.

¿?

Alguien esta tocando a la puerta ahorita... Pero, es raro, ya que son casi las 12 de la noche y a estas hroas nadie sigue despierto a menos que se encuentre tonteando como lo hago yo. Pues, no me hara ningun daño ver quien es.

-¿Di... Diana? ¿Que haces aqui... a estas horas?

-Queria despedirme de ti... personalmente.

-¿De... de... de mi? ¿Pero como... cuando... proque... quien... eh?

-Porque has sido el unico que me hizo sentir parte del plantel, y no como una chica de intercambio solamente... Asi que... preparate, niño.

Lentamente ella fue poniendo su mano por dentro de mi pantalon, y fue haciendo movimientos que no sabia podian hacerse ahi, mientras su carnosa boca se acercaba a la mia, limpida y temblorosa...

Y desperte en mi cama, con los pantalones humedos...

¡Maldita sea!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://eldragoncaula.blogspot.com
Aule
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 25
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Miér Feb 27, 2008 3:47 pm

Jajaajajajajajaajajaja Drakenhell!!!
Es lo malo de despertar u.u
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aule
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 25
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Cuento corto de mi colección mujeres.   Miér Feb 27, 2008 6:16 pm

Esperanza, la amante.


Esperanza siempre le espera a él con el ánimo encendido y la lencería de encaje. Ella siempre guarda la secreta esperanza de que su amor "prestado" sera para ella.


Esperanza siempre espera fervientemente creerle todas las promesas que su boca emana. Aún cuando el comienza a dejarla plantada y ella comienza a esperar porque que otra cosa, sino esperar..


El amor no se le ha ido de las manos pero a ella el corazón es el que se le ha ido trás aquel hombre.


Esperanza es la amante que espera, que espera que la esperanza del amor vuelva a ella de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
=AxL=
Cerebelo
Cerebelo
avatar

Cantidad de envíos : 154
Edad : 38
Localización : Tierraz D.F.ktuozaz
Fecha de inscripción : 12/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Miér Feb 27, 2008 6:24 pm

Quiero el primer libro publicado con dedicatoria para miiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!! cheers

Saludos Aulecita.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
joal
Pequeña Neurona
Pequeña Neurona
avatar

Cantidad de envíos : 31
Edad : 47
Localización : ..tras el monitor ; al otro lado de la Interné
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Jue Feb 28, 2008 3:50 pm

jajajaja Ch Draken Smile

gajes del oficio...


estuvo chido Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alejandro.ceballos.info/
=AxL=
Cerebelo
Cerebelo
avatar

Cantidad de envíos : 154
Edad : 38
Localización : Tierraz D.F.ktuozaz
Fecha de inscripción : 12/02/2008

MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   Jue Mar 06, 2008 8:47 pm

Lunes, me encuentro camino al trabajo y saben? hoy particularmente siento el Lunes como si fuera Viernes, tengo ganas de correr (y esta vez no es por que se me haga tarde) tengo energía de más y me pienso que será super este inicio de semana..en fin, ese pensamiento se desvaneció llegando al metro, el sistema de transporte colectivo en el D.F. es muy bueno si no hubiera la cantidad de gente que circula a diario por él,,, "un hormiguero no tiene tanto animal" dijera el buen Chava Flores.

Compro mi boleto, subo las escaleras, parace que siempre si va a ser un día normal; llega el gusano naranja; algunos weyes suben valiéndoles madre si le pegan a la viejecita que está a su lado o a la niña que parece va a la escuela, les dá igual, (cabrones)

Ajajá !!!! (dirijo la mira con unos ojos que bien parecieran ser los ojos de algún emoticon de asombro), hacia un asiento, SI!!! un asiento lo creen? jaja pendejos, se los gané.

Cierran las puertas, diviso la gente a mi alrrededor, y como no hay nada interesante, aaaaagggghh, mejor me geteo un rato,,, si; al fin son como 20 min.

De reojo, veo a la viejecita que se viene metiendo entre la gente y queda justo frente a mi, arrrrg , por que a mi?

En fin, algún día seré anciano y ni pedo, además les debo respeto a las personas de edad mayor.

-"Siéntese aqui señora!" , Crying or Very sad
-"Hay muchas grashias joven" rabbit

Jaja bueno,,, de menos algo sirvió el asiento, la ancianita pudo sentarse y yo hago condición, Razz (ajá)
Una voz...en la puerta; tendría unos 12 años, la misma chavita que yo pensaba iría a la escuela, chale, iwal se fué de pinta, eso sí hiba muy limpiecita, y en su cara refulgía la alegría de ser la portadora de una historia que nadie podría imaginar. Traía anteojos, así que parecía una pequeña maestra, ya que hablaba con mucha propiedad y saludó de la misma manera.

-"Muy buenos días señores pasajeros" Se cubrió la boca con su mano , al tiempo que se sonrrojaba su pequeño rostro;
-"Les voy a contar una historia que sucedió en nuestro país", nos dijo y entonces sentí como las palabras nos trasladaron de un túnel del metro al túnel del tiempo, tomó un poco de aire, y prosiguió a decir...

-"Los indios verdes fueron a rogar a la Basílica por el ingreso al Potrero, de toda La Raza de Tlatelolco, junto con el Guerrero Hidalgo y el Patricio Juárez, replegando las Balderas de los Niños Héroes, sin importar caer en el Hospital General o en el centro Médico, ó ser repratiados a Etiopía, por doña Eugenia; al fin y al cabo tendrían el apoyo de la División del Norte y de Emiliano Zapata para llegar a los viveros de Coyoacán, construidos por don Miguel A. de Quevedo para reconstruir Copilco e ingresar a la universidad"

Órale, pensé...
-"Voy a entrar a la secundaria", contestó a mi pregunta. Recogió las monedas que la gente le dió por su historia y subió a otro vagón a contar lo mismo, a mostrar como en el metro se encuentran las historías mas inverosímiles del D.F.ktuozo...

Jajaja al final no fué un lunes como cualquier otro....

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuéntame un cuento.   

Volver arriba Ir abajo
 
Cuéntame un cuento.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Contemos un cuento con 7 palabras
» El pescador y el jurel mágico
» "El Cuento - El Gusano Y El Escarabajo"
» Juanillo el Oso
» Leyenda de Aisha Kandisha

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Cerebral :: El Principio del comienzo :: Zona Artística-
Cambiar a: